UN MOMENTO DE RELAX

Jueves, agosto 16, 2012
posted by Massimiliano

¿A quién no le gusta que le hagan masajes? En nuestro país, cada día más personas  sienten la necesidad de pasar un momento de relax, para sacarse el stress o simplemente para tener un momento de plenitud y confort físico y mental. Pero este método de descanso de nuestro cuerpo y mente, tiene su origen, y es más antiguo de lo que pensamos.

La historia del masaje está documentada en muchos textos históricos y aunque realmente es muy difícil determinar la época concreta de sus comienzos, sí se puede llegar a una conclusión: el masaje es tan antiguo como el ser humano o, dicho de otra forma, existe desde el origen del hombre prehistórico, y eso ha quedado demostrado gracias a dibujos y artilugios encontrados pertenecientes al período de la prehistoria.

Su práctica data de tiempos muy remotos y se le ha reconocido como la práctica curativa más antigua de la humanidad, además de ser el método más natural e instintivo para aliviar un dolor o molestia corporal. ¿Quién no ha seguido el impulso de frotarse o masajearse alguna zona del cuerpo que se siente dolorida por un golpe, por una mala posición, por cansancio o simplemente por el gusto de relajarse?

En Egipto, los sacerdotes trataban el cuerpo y la mente. Los papiros y los jeroglíficos muestran técnicas de manipulación y masajes, que se aplicaban junto a otras medidas terapéuticas.

Los griegos fueron los primeros en dejar constancia de la práctica del masaje y se sabe que lo utilizaban habitualmente como ritual de mantenimiento físico, se utilizaba el masaje como medio para tratar a los atletas y recuperarlos tras las lesiones, sobre todo para aquellos que practicaban la gimnasia. En La Iliada y La Odisea, Homero, filósofo griego, hablaba de cómo los alimentos nutritivos, el ejercicio y el masaje aplicado a héroes de guerra, les proporcionaba curación y relajamiento.
Herodoto, historiador griego, afirmaba que el masaje podía curar la enfermedad y preservar la salud. Aunque sin duda, el padre de la Medicina, Hipócrates, nacido hacia el 500 a. C., fue el más famoso defensor de la práctica del masaje acompañada ésta, cuando era posible, de aceites o hierbas aromáticas. Es más, hay que destacar que Hipócrates enseñaba a sus alumnos cómo dar un masaje a sus pacientes. Insistía sobre todo en la importancia de la palpación y de la observación para realizar un diagnóstico.

En China parece comenzar el masaje, existe documentación muy amplia acerca de su utilización en la medicina china, los emperadores contaban con masajistas de las categorías más elevadas para tratarse de sus dolencias. El masaje en China era una de las técnicas más desarrolladas y extendidas para el tratamiento de las patologías más extendidas junto a la acupuntura y las hierbas medicinales.

Los avances del siglo XX tuvieron una influencia negativa en la práctica de terapias manuales debido a la incorporación de aparatología médica, lo que hizo que disminuyera en gran medida la recomendación del masaje manual.
Por otro lado, también se crearon nuevas e importantes técnicas y terapias manuales, muchas de ellas promovidas e investigadas por médicos. Algunas de ellas parten de la filosofía oriental la cual enfatizaba al cuerpo como un todo, no sólo físico, sino también energético, y de ahí la necesidad de equilibrar al cuerpo mediante masajes y técnicas que hicieran fluir la energía o Ki por “los canales corporales energéticos”, ya que según su teoría hay una influencia directa sobre nuestra armonía energética y el correcto estado físico del organismo.
Otras de estas nuevas terapias tienen su origen en el antiguo occidente y es durante el siglo XX que han sido perfeccionadas y estudiadas de una forma científica, creando un protocolo de aplicación y dándoles un nombre y apellido propio.
Actualmente se puede constatar que los masajes creados y utilizados hoy en día tienen, fundamentalmente, un origen común; por un lado de oriente tanto de China, India o Japón como de las antiguas civilizaciones romanas, griegas o egipcias y por supuesto más recientemente de Suecia. Estos nuevos masajes o técnicas han sido desarrollados o creados principalmente en Europa y América.
Gracias a médicos, escritores, pintores, curanderos, viajeros y curiosos que fueron capaces de fijarse y compartir sus nuevos conocimientos y descubrimientos con otra gente; ellos nos han ayudado a transmitir a lo largo de la historia algo tan maravilloso para el cuerpo, la mente y el espíritu del ser humano como es el masaje.

En fin, todo lo que sabemos de los masajes, se lo debemos a nuestros ancestros. Hay algunos que saben dar buenos masajes de nacimiento y nunca estudiaron ni practicaron este método de relajación en su vida. Puede que este sea un don con el cual contamos los seres humanos, y del que aún queda mucho por descubrir.



Leave a Reply


× dos = 10